El clima en La Plata:
24/09/2015
Ubicacion: 
Referencia: 
Copete: 
SIRIA
Título: 
Rusia y los “juegos de guerra” en Siria
Bajada: 

Rusia entra de lleno en los juegos de guerra que se despliegan en territorio sirio. De proveer armamento al régimen de Bashar al-Assad, ahora despliega una importante infraestructura militar en las costas sirias. Por su parte, China envía buques de guerra a las costas sirias. 

Videos: 
Epigrafe: 
Clip subido al canal de YouTube “In a Nutshell – Kurzgesagt”

Hasta el momento, Rusia, al igual que Irán y Hezbollah, sólo se había limitado a proveer de armas al precario régimen de Bashar al-Assad. Pero ahora está desplegando en territorio sirio no sólo armamento, sino la infraestructura militar necesaria para el arribo de fuerzas propias.  Se trata de la expansión de las instalaciones portuarias rusas y de dos pistas paralelas de aterrizaje y de la instalación de viviendas portátiles que pueden alojar a por lo menos un millar de soldados rusos. También han llegado cuatro modernos cazas SU-27; cuatro helicópteros de transporte HIP y tanques T-90 y centenares de infantes de marina. Todos estos pertrechos militares llegan a través del espacio aéreo iraquí, ya que Bulgaria le negó el permiso de sobrevolar su territorio luego de haber recibido presiones europeas y norteamericanas.

En una primera lectura, parecería que Rusia se apresta a enfrentar al Estado Islámico y sostener el régimen de Bashar al-Assad. Sin embargo, el tipo de armamento e instalaciones militares no parecen ser los estratégicamente necesarios para enfrentar a los fundamentalistas islámicos que ocupan gran parte de Siria. Es decir, los modernos sistemas de defensa anti-aérea, además de las instalaciones portuarias hacen sospechar que el objetivo es otro, ya que el Estado Islámico no cuenta con fuerza aérea ni naval. Las fuerzas que sí cuentan con ese tipo de armamentos son Turquía, y las fuerzas de EEUU, Francia, Gran Bretaña. Lo cierto es que esta movida rusa apunta a fortalecer su presencia en el Mediterráneo y en Medio Oriente, además de significar un salto cualitativo no sólo en el conflicto que desangra a Siria, sino en la política exterior del “gran oso” ruso que resuelve meterse de lleno en el conflicto.

El caso de China es menos explícito. Si bien envía armas al régimen sirio, lo hace de modo indirecto, a través de Irán, a quien también le suministra armas pese a las sanciones que penden sobre el país persa. Además, China ha decidido enviar buques de guerra al Mediterráneo a patrullar las costas sirias. Según las autoridades chinas, la flotilla no participará de ningún modo en un eventual conflicto bélico internacional, sino que se dedicará a “observar” la actuación de los navíos de la OTAN y Rusia. No obstante, está equipada con misiles de combate.

 

De este modo de perfila un tablero en el cual China y Rusia sostienen al régimen de Bashar al-Assad, que en realidad ha generado más muertos que el propio Estado Islámico, y en el que EEUU y Europa en su negativa a colaborar con Assad no tienen salidas concretas para acabar con la guerra en Medio Oriente. En este contexto,  EEUU se muestra preocupado por el discurso que Putin dará en las Naciones Unidas, donde posiblemente llame a la comunidad internacional a establecer una amplia coalición para luchar contra el Estado Islámico. De este modo, perfilaría a Rusia como el país que finalmente tome la iniciativa en la lucha contra el Estado Islámico, pero sobretodo como un jugador de peso en Medio Oriente.

ImagenFace: