El clima en La Plata:
29/06/2015
Ubicacion: 
Referencia: 
Copete: 
CRISIS ECONÓMICA EN GRECIA
Título: 
Grecia anunció un “corralito” y espera el referéndum del domingo próximo
Bajada: 

Sin mayores altibajos, Grecia pasó su feriado bancario con restricciones en los cajeros. El referéndum del domingo que viene tiene en vilo a la comunidad europea.

Epigrafe: 
Grecia anunció un “corralito” (foto: vistazo.com)

El gobierno de Alexis Tsipras impuso un control de capitales vigente desde hoy hasta el 6 de julio. Los griegos podrán retirar un máximo de 60 euros diarios de los cajeros. Las jubilaciones quedan exentas de la medida.  Se podrán realizar pagos con tarjetas en el interior del país y los bancos seguirán ofreciendo algunos servicios en la web.

Según anunció el viceministro de Transporte, Jristos Spirtzis, los griegos podrán utilizar los medios de transporte de modo gratuito. La medida, que alcanza a ómnibus, tranvías y subterráneos, pero no líneas suburbanas, se toma para facilitar las actividades de los griegos. El turismo, de gran importancia en Grecia, tiene garantizado el movimiento y está exento de las medidas en tanto utilicen las tarjetas de crédito de sus países de origen.

En la medianoche de ayer, Tsipras acusó de la situación griega al Eurogrupo al negar una prórroga del rescate, que se da justamente en el marco del referendum que el premier griego dispuso para el domingo 5 de julio, en el cual se consultará al pueblo griego si acepta los ajustes exigidos por las instituciones acreedoras y permanece en el euro.

"La decisión de ayer de no aprobar el pedido del gobierno griego de una extensión de unos pocos días del programa (de asistencia financiera) para dar al pueblo griego la posibilidad de decidir a través de un referéndum sobre el ultimátum de las instituciones acreedoras (...) es una acción que busca prohibir el derecho de un pueblo soberano a ejercer su prerrogativa democrática", sentenció Tsipras.

"Está claro que el objetivo de las decisiones del Eurogrupo y del BCE es intentar chantajear la voluntad del pueblo griego y dañar el proceso democrático, principalmente la convocatoria del referéndum", agregó.

Este viernes pasado, tras arduas negociaciones con las tres instituciones acreedoras, la Comisión Europea, el BCE y el FMI, Tsipras concluyó sencillamente que dos de los objetivos por los cuales había sido electo se volvían mutuamente excluyentes: cerrar un acuerdo con los acreedores y poner fin a la austeridad y los ajustes de los últimos cinco años.

Tsipras, de no llegar a un acuerdo el 30 de junio, dejaría a Grecia sin cobrar el último tramo de la ayuda, 7.200 millones de euros, que garantizarían liquidez en los bancos y que el país pueda cumplir con sus vencimientos de deuda. La movida de Tsipras ante esta situación fue llamar a un referéndum para que el pueblo decida si acepta la austeridad exigida por el Eurogrupo y decide permanecer en el euro.

La medida se hizo sentir fuera de las fronteras griegas. François Hollande, el presidente francés, y la canciller alemana, Angela Merkel, organizaron reuniones con sus ministros y líderes del resto de los partidos para analizar las posibilidades y consecuencias de una salida de Grecia del euro.

En Grecia no se sabe con certeza cuál será el resultado del referéndum. Mientras que el gobierno pide a votar por el NO y a una manifestación mañana en la plaza Syntagma, diferentes grupos de derecha y centro-derecha llamaron a apoyar el Si, a permanecer en la zona del euro.

ImagenFace: