El clima en La Plata:
17/06/2015
Ubicacion: 
Referencia: 
Copete: 
QUEJAS ANTE LA UNIÓN EUROPEA
Título: 
El primer ministro italiano amenaza con un “plan B” para los inmigrantes
Bajada: 

Matteo Renzi, primer ministro italiano, consideró una “provocación” de la Unión Europea a su país que se repartan entre los miembros europeos a los miles de refugiados africanos que llegan a las costas de Italia.

Epigrafe: 
El “Plan B” de Italia por falta de respuesta ante los inmigrantes

"Las respuestas que Italia está recibiendo son insuficientes. Distribuir sólo a 24.000 personas es casi una provocación" declaró Renzi en el diario local Corriere della Sera. La infraestructura del país italiano está llegando a un límite crítico con la llagada de miles de inmigrantes desde Medio Oriente y África, mientras la Unión Europea titubea entre propuestas parciales o planes a medio camino.

El premier italiano, en realidad, busca anticiparse a una serie de medidas que el bloque continental, congregado en el Consejo Europeo, busca aprobar en diez días: lo principal de las medidas es que los países miembros deben distribuirse 24.000 refugiados, principalmente sirios y eritreos, y otros 16.000, que esperan en Grecia, país que junto con Italia se encuentran adentrados en el Mar Mediterráneo y de este modo comparten una situación geográfica favorable para las embarcaciones de inmigrantes.  La propuesta europea abarcaría, entonces a 40.000 inmigrantes, cuando desde Italia calculan la llegada de 150.000 para este año.

"En los próximos días nos jugamos mucho de la identidad europea y nuestra voz sonará fuerte porque es la de un país fundador. Si el Consejo europeo eligiera la solidaridad, pues bien, si no tenemos preparado un plan B", advirtió Renzi, sin precisar de qué se trata este “plan B”.

Los planes de la Unión Europea se han limitado, hasta ahora, a la repatriación de inmigrantes entre los países miembro y al patrullaje marítimo del Mediterráneo centrado especialmente en las costas de Libia, principal puerto de donde parten las embarcaciones. Esta última medida está frenada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, porque Libia no ha autorizado a que Europa utilice sus misiles para destruir embarcaciones en sus costas. El tema de Libia fue oportunamente aprovechado por Renzi, que recordó el papel de la Unión Europea en la actual situación del país africano, "después de haber intervenido hace cuatro años (para derrocar a Muammar Kaddafi) y por la escasa atención que posteriormente se ha dado", sentenció el premier italiano.

La furia de Renzi se da en el marco de la última reunión, en el sur de Alemania, del G7, que nuclea a los líderes de los más países más ricos. En una medida que buscaba garantizar la seguridad del encuentro, los países europeos cerraron sus fronteras internas impidiendo el paso de los inmigrantes que llegan a Italia y buscan seguir camino hacia al norte; de este modo quedaron todos varados en Italia. Recién hoy se abren las fronteras internas para los inmigrantes que quieren seguir hacia el interior de Europa, pero que nada les garantiza el libre paso ya que suelen ser detenidos, devueltos a Italia, o incluso deportados a sus países de origen.

ImagenFace: