El clima en La Plata:
11/02/2016
Ubicacion: 
Referencia: 
Copete: 
Elecciones en Estados Unidos
Título: 
Carolina del Sur, el siguiente escenario en las internas norteamericanas
Bajada: 

La gente tiene todo el derecho de estar enojada, pero también tiene hambre. Tiene hambre de soluciones, fue la pírrica declaración de Hillary Clinton ante la rotunda derrota en New Hampshire a manos del senador socialista Bernard Sanders. 

Epigrafe: 
Los candidatos Donald Trump, Bernie Sanders, Hillary Clinton y Ted Cruz

La gente tiene todo el derecho de estar enojada, pero también tiene hambre. Tiene hambre de soluciones, fue la pírrica declaración de Hillary Clinton ante la rotunda derrota en New Hampshire a manos del senador socialista Bernard Sanders. Clinton, acompañada por una parte del establishment norteamericano, perdió el apoyo de la clase trabajadora y de los jóvenes, y Sanders la sepultó sacándole 22 puntos de ventaja. Pese a que Hillary Clinton sigue siendo la favorita del lado demócrata en estas primarias norteamericanas, se dice que esta derrota gatilló un cambio en la dirección de su campaña. Tras ganar las primarias en Iowa por muy poco margen, Clinton sufrió una derrota en un estado que se había mostrado como un fiel aliado en las campañas de su marido, Bill Clinton. Las próximas paradas, Nevada y Carolina del Sur, la tienen como favorita pese a todo. Habrá que ver el efecto del triunfo de Sanders en New Hampshire y la habilidad de sus asesores para contener los daños colaterales de ese resultado.

Sanders, con su discurso contra los grandes bancos y Wall Street, ha calado mucho en los jóvenes. Además, se reunió con una de las figuras históricas de la comunidad negra estadounidense, el pastor Al Sharpton. Mi preocupación es que en Enero del año que viene, por primera vez en la historia una familia negra se mudará de la Casa Blanca. No quiero que (el interés por) las preocupaciones de los negros se muden con ellos, declaró Sharpton luego de reunirse con Sanders. El hecho de que el senador Sanders esté aquí esta mañana (ayer) muestra aún más claramente el hecho de que no seremos ignorados, añadió.

Del lado republicano, Donald Trump obtuvo un sólido triunfo. Es notable que los dos candidatos más radicalizados dentro de sus espacios hayan obtenido la victoria. Bernie Sanders, del lado demócrata, y Donald Trump, del lado republicano, sostienen un discurso anti-establishment pero de signo contrario: el de Trump es más militarista y hasta xenófobo; el de Sanders es más progresista y toma la posta del movimiento anticapitalista Occupy Wall Street.

Trump obtuvo un 35% dejando bien atrás a sus contendientes republicanos: el senador por Texas y ganador en Iowa, Ted Cruz, con 12% de los votos, y el ex gobernador de Florida Jeb Bush y el senador por ese mismo estado, Marco Rubio, ambos con el 11%, según datos de la CNN.

Los republicanos ya han desembarcado en Carolina del Sur. Rubio dio un discurso en la ciudad de Spartanburg, donde prometió reconstruir las Fuerzas Armadas para enfrentar "las crecientes amenazas que existen en el mundo". Jeb Bush también se encuentra presente mediante avisos radiales hechos por su hermano y ex presidente, George W. Bush, que apela a las buenas relaciones de la familia Bush con los conservadores de ese estado. "Jeb respeta a los militares, honra a sus familias. Puede tomar las decisiones difíciles para mantener a los estadounidenses seguros y a nuestro país libre", dice el aviso.

Las próximas primarias se juegan en estados conservadores del sur profundo del Estados Unidos y del centro del país, regiones donde el discurso anti-establishment de Cruz y Trump lo decidirán todo.

ImagenFace: