El clima en La Plata:
4/05/2015
Ubicacion: 
Referencia: 
Copete: 
SUPERCLÁSIO DOMÉSTICO
Título: 
Aluvión Xeneize sobre el final
Bajada: 

Boca venció 2-0 a River en los últimos minutos de un partido intenso pero en el que faltó juego. Los ingresados Pavón y Pérez le dieron el triunfo al equipo de Arruabarrena que, en el balance, fue superior a su rival. El jueves juegan en el Monumental el partido de ida por los octavos de final de la Copa Libertadores.

Epigrafe: 
Boca venció 2-0 a River en los últimos minutos (foto: tycsports.com)

Boca quedó como único líder del torneo “Julio Humberto Grondona” luego de vencer a su clásico rival por 2-0. Fue un partido intenso, con más fricción que juego, en el cual el recambio del equipo de Arruabarrena fue fundamental para quedarse con los tres puntos y esperar de la mejor manera el partido del jueves, contra el mismo rival, pero ésta vez por la Copa Libertadores.

 Fue el “Xeneize” quien arrancó mejor el encuentro. Apenas iban seis minutos de partido cuando Fabián Monzón envió un centro al área, increíblemente Vangioni se deja anticipar por Carrizo, y la definición del ex Central no fue gol gracias a la buena respuesta de Marcelo Barovero.

 Boca era un vendaval. Dos minutos más tarde, Daniel Osvaldo estrelló un remate desde afuera del área en el palo derecho de Marcelo Barovero que poco podía hacer.  Los de Arruabarrena iban con más ímpetu que ganas y acorralaban a River en su área.

 La pausa de Kranevitter, la movilidad de Sánchez y las buenas apariciones del juvenil Driussi emparejaron el partido para los de Gallardo. Sin embargo, el visitante no lograba penetrar la defensa de Boca.

 A los 30 minutos, Andrés Chávez desperdició una oportunidad inmejorable después de una extraordinaria jugada colectiva del equipo de Arruabarrena. Sólo frente el arco, la tiró por arriba y River volvía a salvarse. El visitante contestó rápido, cinco minutos después, con un gran contra-ataque que comandó Teófilo Gutiérrez que culminó con un gran remate del uruguayo Sánchez que dio en el travesaño del arco defendido por Agustín Orión.

El segundo tiempo arrancó similar a cómo había culminado el primero. River manejaba con criterio la pelota pero sin profundidad y Boca apostaba por la velocidad de Chávez y Carrizo para concretar algún contra-ataque.

 Los de Gallardo crecían en juego y confianza y, de a poco, Boca defendía cada vez más cerca de su área. Arruabarrena comprendió perfectamente lo que sucedía y mandó a la cancha a Fernando Gago, para volver a tomar la iniciativa del encuentro.

 Con el volante de la Selección Argentina en cancha, Boca tuvo más volumen de juego y recuperó la iniciativa del partido. El “Vasco” también mandó a la cancha al juvenil Pavón por Federico Carrizo. Verticalidad y velocidad era lo que le faltaba a Boca y el técnico lo entendió a la perfección.

 En el otro banco, Gallardo puso a Fernando Cavenaghi en lugar del, otra vez, flojo Teófilo Gutiérrez y a “Pity” Martínez por el juvenil Driussi, de buen partido. El entrenador buscaba dinámica con el ex Huracán y contundencia con el experimentado goleador.

 Boca empezó a acorralar otra vez a River, como al inicio del primer tiempo. Sin embargo, a los de Arruabarrena les faltaba claridad y lucidez en el último pase. El entrenador agotó las variantes poniendo a Pablo Pérez en lugar de Marcelo Meli.

El partido se encaminaba a un decepcionante 0-0. Salvo un remate de Mora que encontró una muy buena respuesta de Orión, no habían tenido ambos equipos llegadas claras en el complemento. Sólo buenas intenciones.

A seis minutos del final, en una buena jugada colectiva, Boca encontró la ventaja. Diagonal de Osvaldo, centro atrás del ex Roma, remate mordido de Lodeiro y quién la empujó fue Cristian Pavón, el juvenil que había ingresado minutos antes.

 Apenas tres minutos después, enorme jugada del ingreso Pérez que dejó con un taco cara-cara a Lodeiro con Barovero. Gran respuesta del ex arquero de Huracán pero el rebote cayó en los pies del ex Newell´s que definió con tranquilidad ante un arco desguarnecido.

 Loustau, de buena labor, marcó el final y La Bombonera explotó. Boca venció a su eterno rival y es el único líder del torneo “Julio Humberto Grondona”. Los de Arruabarrena se quedaron con el primero de los tres superclásicos que se jugarán en éste intenso mes de mayo.

El jueves se volverán a ver las caras, pero ésta vez en el Monumental y por los octavos de final de la Copa Libertadores. El 14 de mayo se jugará la revancha en La Bombonera. La trilogía más esperada del año ya comenzó. Por cómo venían los dos equipos, se esperaba más. Veremos si el fútbol se lo guardaron para el apasionante choque internacional.

ImagenFace: